¡SALUD Y REPÚBLICA!. Contacto: cafunsa@hotmail.com

martes, 31 de mayo de 2011

“Cárceles y campos de concentración en Vizcaya”, un libro de Ascensión Badiola Ariztimuño.

Es el recuerdo a las cárceles, campos de concentración y fusilamientos que siguió a la entrada de los golpistas en Bilbao.
Escrito con rigor y utilizando fuentes del Archivo Militar de Guadalajara y Ávila, archivos municipales, forales, fondo del Tribunal de Cuentas y de la Cruz Roja del Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, datos de Irargi (Servicio de Archivos y Patrimonio Documental del Gobierno Vasco) y del archivo del Nacionalismo Vasco y registros civiles.
El libro comienza en el verano de 1937, caída de Bilbao y la rendición del Ejercito Vasco en Santoña. El penal del Dueso y otros edificios de Castro Urdiales y Laredo sirvieron de cárcel para los republicanos. Esta es la relación clave de los vascos que sufrieron la represión del bando golpista en Cantabria.
Hay testimonios de presos, indicaciones de cárceles y campos de concentración. También habla de los trabajos forzados a los que eran sometidos los presos.
Vemos los nombres, se cuenta los fusilamientos, los “paseados”(asesinados sin nombre) y la dura vida a la que eran sometidos estos republicanos.
El libro es de la editorial Txertoa, tiene 274 páginas y su precio no supera los 20€.
Pincha encima:
http://www.txertoa.com/

2 comentarios:

  1. Soy la autora del libro y agradezco la reseña de tu blog, pero deseo hacer una aclaración. En esta obra no se habla solamente de vascos sino que se hacen en ella referencia a muchos republicanos cántabros y asturianos, además de catalanes y andaluces, que también estuvieron en las cárceles y los campos de concentración cántabros y vascos. Concretamente y que recuerde de memoria se hace referencia a los Corrales de Buelna y a otros muchos pueblos de la provincia vecina. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario.

    Deseamos de corazón que tu libro tenga la máxima difusión para dar a conocer esa parte de la historia silenciada durante años. Que los gritos sordos, invisibles y el profundo silencio de décadas lleguen a su fin con obras como la tuya.

    Ascensión, eres un ejemplo. Tu labor divulgadora de aquella terrible época no tiene precio. Que nadie dude en leer tu libro porque libros como el tuyo son necesarios para recuperar la memoria.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar